martes, 20 de diciembre de 2016

La astrología del amor

Datos Amor

La astrología del amor. Conoce en datos para mujeres de la astrologia y que dice respecto del amor.
Cuando se trata de encontrar a la media naranja, el signo y el ascendente son de mucha influencia. Pero en hombres y mujeres las elecciones no son iguales.

Aries

Los nativos de este signo, espontáneos y sinceros, se adaptan fácilmente, no tienen mayores exigencias. La clave de la buena coincidencia es la claridad, la simpleza, ya que no entienden las complicaciones.

Para la ARIANA puede ser excelente pareja un leonino o sagitariano, pero... en este campo hay que mirar muchos detalles. Aries es signo cardinal, fuerte; Leo es signo "fijo", pero Sagitario es signo mutable o "débil". Es obvio que para la ariana este signo está solo en el tercer lugar, ya que ella opta antes por un leonino o por otro ariano. Ella necesita un compañero fuerte, que sepa luchar a la par de ella en la vida, y que sea claro, directo, constante en sus metas.

El ARIANO, en cambio, gusta de la sagitariana, que puede ser a su lado bien "hombre" y conductor. Con la leonina o ariana se abre una feroz competencia, más aún, donde también comparten el trabajo. El necesita una mujer muy femenina, dulce, nada complicada, y sobre todo sana. El también es muy sano espiritualmente, le encanta todo natural y limpio. Así suele ser también en sus apetitos sexuales.

Los signos Géminis para el ariano y Acuario para la ariana puede resultar también, siempre él que tenga el Ascendente en Libra. Los signos "enemigos" para ambos sexos: Libra, su opuesto (a pesar de la gran atracción que existe entre Aries y Libra, pero casi siempre termina mal), Capricornio y Cáncer que forman cuadratura (90 grados de arco) con Aries

Tauro

Este signo genera mujeres muy hermosas, trabajadoras, muy tenaces y con ciertas dificultades de comunicarse. Necesitan que su pareja las entienda casi telepáticamente. La TAURIANA se lleva bien con un capricorniano, a quien pueda admirar y seguir y de vez en cuando pelearse un poco con él.

El virginiano solo le corresponde, si tiene Ascendente en Escorpio o en el mismo Tauro, pero aún así puede ser demasiado débil para ella. Puede llevarse bien con otro tauriano, siempre que el Ascendente él la tenga en Escorpio o Cáncer, suavizando así la dureza y materialismo, propios de los signos de Tierra, ya que en el fondo de su corazón, por más que lo niegue a veces, la tauriana es muy romántica. (No debemos olvidar, los que conocemos un poco la Astrología, que en el signo Tauro "exalta" la Luna.)

El TAURIANO gusta de la virginiana, sintiéndose fuerte y protector a su lado. Admira y adora a la capricorniana, pero con unos tintecitos de odio a veces, ya que no le gusta ser criticado y ella es experta en señalar sus fallas.

También se lleva bien con una dulce canceriana, ya que a él le encanta la mujer hogareña y a la vez sensual, muy femenina, pero sumamente discreta. La mujer que gusta "hacerse ver", coquetear con todos, lo enerva. (A veces él lo hace con las amigas de ella.) La pisciana le parece demasiado sentimental, la acuariana y la leonina insoportable y la escorpiana le causa un escozor, ya que la desea y la odia a la vez. Es el Ascendente que debe estar en Escorpio, para que la pareja funcione. El tauriano detesta la mujer despilfarradora, ya que vive pendiente del dinero.

Geminis

La GEMINIANA es muy inconstante en la juventud. Cada vez que se enamora, cree que es el "hombre de su vida", pero también olvida con facilidad, cuando la pareja no resulta. En la mayoría de los casos, la primera unión está destinada a fracasar. Madura después de los 30 años, aunque no siempre. . .Se lleva bien con un pacífico libriano, a quien respeta y ama por su gentileza y gran tolerancia. Con el acuariano se divierte y lo admira por su inteligencia.

También puede formar buena pareja con el leonino, o con un aria no, siempre que ellos tengan Ascendente en Libra o en Géminis. Ella necesita un marido divertido, medianamente comunicativo (ella lo es de sobra), y, sobre todo, inteligente. Ella, hija de un signo "débil", necesita admirar a su pareja y sentirse protegida por él.

El GEMINIANO también es muy inconstante en la juventud, y si no encuentra su pareja, también en la madurez. Su pareja ideal es la acuariana, que siempre sabe sorprenderlo, divertirlo y tal como él, odia la rutina. La libriana también le encanta, pero es "mucha mujer" para él, exigiéndole además lo que él es incapaz de cumplir: fidelidad. La ariana impone disciplina, la leonina lo empuja constantemente en su trabajo y posición social, queriendo convertirlo en un "superhombre" con quien lucirse.

Este papel no le gusta al geminiano. Los signos Sagitario (el opuesto), Virgo y Piscis (cuadratura) NO combinan con él. A veces él se tienta por su opuesto Sagitario, pero la unión no dura; son demasiado parecidos en cuanto a las infidelidades.

Cancer

Es signo cardinal, fuerte, el primero entre los signos "psíquicos" del Zodiaco. La CANCERIANA busca una pareja fuerte, espiritual, pero con gran sentido práctico, y muy sensual: es indudablemente el escorpiano. El la lleva por la mano, le manda, la atemoriza, la adora, se posesiona de ella. Todo esto le encanta a la canceriana. Con un pisciano ya no combina del todo bien, lo considera débil y ambiguo, indeciso.

Otro canceriano puede resultar también, siempre que tenga su Ascendente en un signo de Tierra, preferentemente en Capricornio, (i No el signo!) Aveces combina con un tauriano con Ascendente en Cáncer o Escorpio, pero sufre por el materialismo de él. Cualquiera que sea su pareja, éste debe ser muy buen padre, dispuesto a sacrificarse por la familia.

El CANCERIANO se inclina a la pisciana, que sabe despertar en él la tendencia de proteger. Se amolda, se deja llevar y él se convierte en su padre, hermano, maestro, según el caso. Con la escorpiana ya es distinto: ella le hace frente, compite, manda, se vuelve agresiva y celosa. La unión se salva por el sexo que casi siempre es excelente.

Una virginiana con Ascendente en Cáncer u otra canceriana con Ascendente en Capricornio puede hacer buena pareja con él. Espera de su compañera fidelidad, amor por el hogar, por los chicos y por todos los familiares de él. Este último requisito a menudo ocasiona fisuras en la unión.

Leo

La LEONINA es muy exigente en todo y más en la pareja, pero cuando se enamora, tiende a no ver los defectos del galán. Es impulsiva, apasionada, sensual, casi siempre posee un físico espectacular. La pareja tiene que ser su "consorte", ya que ella es la reina que gobierna la familia. Un ariano bien puede cumplir este papel; bien parecido, varonil, pero en la pareja él es el que obedece, aunque no lo reconozca. El otro candidato puede ser un libriano, elegante diplomático, pero fuerte.

El sagitariano despierta el interés de la leonina solo cuando se destaca en algo: en su profesión o en una rama del arte. El leonino casi nunca hace pareja con ella por la fuerte rivalidad en todos los aspectos de la vida. Ayuda mucho, si el Ascendente del galán está en Acuario o en Leo.

El LEONINO se inclina por la vistosa y divertida sagitariana. LA ariana está en el segundo lugar por ser demasiado "simple" según él. La libriana puede enloquecerlo, ya que reúne muchas cualidades que al leonino le encanta: feminidad, voz agradable, capacidad artística, diplomacia, más aún si ella tiene Ascendente en Leo. Existe una gran atracción con la acuariana, su opuesto, pero esta unión no suele ser duradera. Asimismo con Escorpio y Tauro, los dos signos en cuadratura, forma pareja muy inestable.

El necesita que su mujer sea buena anfitriona, sepa comportarse en la sociedad, sea elegante y que jamás sea aburrida. El tampoco lo es. Si forma pareja, es para siempre o por lo menos él así lo piensa.

Virgo

Este signo mercuriano genera mujercitas tímidas, detallistas, dubitativas, pero muy inteligentes. La VIRGINIANA jamás puede ser feliz con un hombre primitivo y sin cultura. Su verdadera pareja es el capricorniano, que es el "pensador" del Zodíaco, con su mente poderosa y ordenadora; detrás de su careta de "hombre sin sentimientos" se esconde uno de los más apasionados entre los tipos planetarios, capaz de encender el fuego escondido de la virginiana. El segundo en la lista es el tauriano, no menos potente en el amor, pero más cariñoso, igual mente protector. Un canceriano también puede formar buena pareja con ella, pero los problemas pueden surgir en el plano físico, siendo él más exigente en el sexo. Con el escorpiano súper-sensual más aún, ya que la virginiana no la es.

El VIRGINIANO es "adicto" a la tauriana, que reúne para él todo lo que espera de una mujer: el incentivo en el sexo, que él a menudo necesita; el compañerismo, el orden, el sentido práctico. Puede formar buena pareja con la capricorniana, pero en esta unión manda irremisiblemente ella...

La canceriana es muy maternal con él, confundiendo un poco los papeles en la familia, tomando al marido virginiano como "un hijo más". La escorpiana es demasiado exigente en el sexo y él es muy moderado en este campo... Para ambos sexos: el Ascendente de su pareja debería estar en Piscis, si son de Capricornio o Tauro.

Si la pareja es de Cáncer, su Ascendente debería estar en Virgo. Los signos que no combinan, por lo menos en su naturaleza básica: Piscis, Géminis y Sagitario. Virgo con Virgo tampoco es unión ideal, solo si uno de ellos tiene Ascendente en Piscis. Hay muchos virginianos que se quedan solteros en toda su vida.

Libra

La LIBRIANA, súper-romántica, sueña durante toda su existencia con el "príncipe azul". Su "karma" es precisamente su vida de pareja, ya que el Sol, que representa el Hombre en su tema, sufre su "caída", ocasionando soltería o viudez. Cuando tiene una "ayudita" en su mapa natal por el Sol mejor aspectado, opta por un acuariano, que es su pareja ideal. La divierte, la protege, la hace sufrir un poco, y sobre todo sabe representar a ese "superhombre" que ella adora.

Con el geminiano ya no es tan buena la pareja, ya que él es demasiado "infantil" para ella; también discutidor y ella detesta las discusiones. Con Leo puede formar una pareja casi ideal; con Sagitario puede tener una pareja divertida que se basa en compañerismo. Con Aries, su opuesto, hay siempre gran atracción en el principio, pero esta unión casi siempre termina en una guerra campal. Los signos disarmónicos: Cáncer y Capricornio.

El LIBRIANO se inclina a la geminiana, divertida y juvenil, o a una acuariana, a quien admira y también le teme un poco... El necesita armonía en su hogar, unamujercita agradable, ordenadayala vez divertida y... la ironía del destino: ninguna de estas mujeres es ordenada, ni silenciosa. Con la libriana, hermana de su signo, puede formar buena pareja, pero algo aburrida. Con la leonina también puede combinar, siempre que ella no sea demasiado exigente y ambiciosa.

El libriano es muy cómodo, le gustan las "pausas"... Los signos disarmónicos: Aries (la mujer agresiva que él detesta), Cáncer y Capricornio, aunque éste último puede resultar, formando una unión tipo "sociedad".

Escorpio

Para este signo el primer requisito es el sexo. Por esta razón combina muy bien consigo mismo: la ESCORPIANA con el ESCORPIANO. Es unión ruidosa, convulsionada, pero a la vez placentera. Luchan con la misma potencia y con los mismos elementos: pasión, celos, y también espiritualidad en los momentos de calma.

La escorpiana combina también con el canceriano, fuerte y a la vez apaciguador, que sabe imponerse. El pisciano es demasiado débil para ella. Tauro, su opuesto, puede tentarla físicamente, pero ¡a unión termina en una guerra campal. El capricorniano también es buen candidato, ya que se impone con su lógica y fuerza; es además apasionado, igual que ella, pero sus críticas a menudo arruinan la relación. Los signos "prohibitivos": Tauro, Leo y Acuario. Lo ideal para la escorpiana es otro escorpiano con Ascendente en Tauro.

El ESCORPIANO, aparte de su "hermana" escorpiana, combina bien con una dulce y sometida pisciana, o con una maternal canceriana que lo llena de hijos y lo ata a ¡a familia. Una virginiana también puede ser su mujer ideal, siempre que tenga su Ascendente en un signo Agua, preferentemente en Escorpio.
Libra es una tentación eterna, pero esta mujercita no tolera la agresividad y termina dejándolo... Los signos disarmónicos: Tauro, Leo y Acuario, pero éste último también tienta al escorpiano, que es hijo de Plutón, planeta que "exalta" en Acuario.

Sagitario

Este signo, igual que Géminis, es "separador" en la juventud. La SAGITARIANA a menudo se equivoca en su elección de pareja por primera vez. Su pareja ideal puede ser un leonino o ariano, bien "hombre" y fuerte; si es un poco agresivo y prepotente, mejor; así se impone. Es cierto que ella le hace frente, pero la unión se salva por su sentido de humor y generosidad; ella no es rencorosa. Con un libriano, o con un acuariano también puede prosperar la relación, siempre que ellos tengan Ascendente en algún signo de Fuego, como Sagitario, Aries o Leo. Ella necesita un compañero alegre, dinámico, generoso, nada materialista, que sepa disfrutar la vida. El sexo, si bien no juegael papel principal, tiene que ser sano y natural, "siempre a su tiempo", como dice ella.

El SAGITARIANO se desvive por la leonina, mujer siempre espectacular, o por una alegre ariana, con quien puede practicar deportes, ir a las excursiones, que tanto le gustan. La libriana, que puede apasionarlo a la primera vista, es demasiado cómoda y perezosa para él. No así la acuariana, a quien le encanta el peligro y la aventura, pero es ella la que se aburre de él...

Los signos que NO combinan: Géminis, su opuesto, Virgo y Piscis, ni a él ni a ella. Con el opuesto Géminis, sin embargo, hay muchas uniones pero son siempre muy complicadas. La capricorniana y la escorpiana son demasiado serias y fuertes para el sagitariano, que es un eterno niño juguetón....

Capricornio

Es la mujercita más difícil del Zodíaco en cuanto a elegir pareja. Busca la perfección y si no la encuentra en el galán, es capaz de ahogar en su corazón el amor. Si embargo, en el fondo de su alma, desea ternura, demostración, ya que ella no es demostrativa, ni comunicativa. El taurino tiene la llave de su corazoncito: es inteligente, fuerte, sensual (ella también lo es, pero solo detrás de puertas bien cerradas), trabajador, muy realista, o por lo menos así se muestra. El virginiano combinaría bien con ella, siempre que su Ascendente esté en Cáncer, pero aún así en esta unión ella lleva la batuta.

Un escorpiano también puede ser su pareja, a quien acostumbra "educar". (O por lo menos así lo cree.) Con un pisciano se enternece, éste sabe emocionarla, pero es demasiado débil para ella.

El CAPRICORNÍANO encuentra su pareja ideal en una virginiana con Ascendente en Cáncer. Esta mujercita sabe adorarla, admirarla y disfrutar su aire protector. La tauriana también combina bien con él, pero le hace frente en muchas cuestiones cotidianas.

La escorpiana sabe trabajar a la par de él y la pisciana sabe seguirlo y admirarlo. Un dato curioso: los capricornianos no acostumbran formar pareja entre sí. El y ella de este mismo signo son rivales y a menudo enemigos enconados. Los signos disarmónicos para ambos sexos: Cáncer, el opuesto, Libra y Aries. A veces forman pareja estable con Acuario, más ella, admirando al acuariano por su inteligencia.

Acuario

Es la mujer más reacia al matrimonio. Casi siempre se deja absorber por su trabajo, vocación. La unión que forme debe ser muy libre, sin ataduras, sin imposiciones. Un geminiano, con el criterio similar, puede ser su compañero, pero más bien en la segunda etapa de su vida. El libriano le encanta, pero éste suele malograr la unión con su pereza y comodidad, que enerva a la acuariana.

El sagitariano puede ser digno compañero de su vida, ya que ella sabe perdonar infidelidades y fallas. Su opuesto Leo la fascina y Aries la divierte por la simpleza y sinceridad, pensando que "con él puedo hacer lo que quiero". Curiosamente casi nunca forma pareja con un acuariano; son buenos amigos, demasiado parecidos. Ella odia la rutina; su compañero nunca podrá ser una persona estructurada.

El ACUARIANO es también difícil de formar pareja estable. Considera que el matrimonio es prisión, o algo que coarta totalmente su vida profesional o artística. Pero sucumbe ante la libriana, coqueta y hermosa, que sabe ensayar esta pose de admiración hacia él. Es su compañera ideal, lo sigue, lo ama y sufre pacientemente sus momentos de aislamiento. La geminiana, también una de las preferidas, divierte mucho al acuariano, pero suele perder la paciencia por su verborragia.

La sagitariana y la ariana también combina con él, siempre que tengan temas comunes, ya que para él es fundamental la inteligencia en una mujer. Los signos disarmónicos con ambos sexos: Leo, Escorpio, Tauro

Piscis

La PISCIANA necesita ternura, demostración, protección. Su pareja ideal es el canceriano, protector, inteligente, tranquilizador.

El escorpiano puede ser "súper-protector", pero es demasiado agresivo para ella; aún así la pareja prospera, ayudada por la sensualidad de ambos. Un taurino con Ascendente en Piscis también puede ser buen compañero de vida o un capricorniano, también con el Ascendente pisciano, le brindaría seguridad. Ella es muy sensible e intuitiva, telepática, a veces visionaria. Un hombre con la mentalidad materialista chocaría mucho con ella y la haría sufrir, pero sabiendo "dosificar" la practicidad y sensatez, puede equilibrar la excesiva imaginación de ella.

El PISCIANO es bastante esquivo en cuanto a la pareja; en la juventud es inestable, confundiendo sentimientos como amor, amistad, simpatía, sexo. Una canceriana es ideal para "amarrarlo" y hacerle amar la vida familiar. La escorpiana gana con su sensualidad; la taurina, con su seguridad. La capricorniana, si lo elige por compañero, será a la vez su "jefa" o su "comandante". Al pisciano le encanta vivir un poco a la deriva, necesita sus "vacaciones" del matrimonio.

Esto solo lo comprendería una acuariana... Los signos que NO armonizan con Piscis: Géminis, Virgo y Sagitario. A veces se forma buena unión entre dos piscianos, donde ella es la que manda

No hay comentarios: