miércoles, 6 de julio de 2016

Cuidados básicos de la piel ante el Sol

Cuidados básicos de la piel ante el Sol. Conoce los cuidados necesarios que debes tomar ante el Sol, en especial durante los meses de verano.

Aunque todavía hoy muchas personas se exponen con riesgos al sol en busca de un tono tostado, lo cierto es que los hábitos asociados al bronceado tuvieron un giro más que considerable en los últimos años. Un cambio de actitud que hay que agradecer, por un lado, a las advertencias de los especialistas sobre los peligros de la exposición solar; y por otro, a la innovación constante de uno de los principales garantes de la salud y belleza de la piel: el protector solar.

Te recomiendo: Cuidados ante el Sol

Durante años se relacionó el concepto de bronceado con el de salud y belleza, por eso los dermatólogos no se cansan de explicar que la piel tostada es una reacción de defensa ante la agresión de los rayos UVB.

Hay que tener en cuenta que la exposición al sol en forma desmedida, sin cuidados, es el principal productor de arrugas tempranas y manchas cutáneas, además de ser la causa más frecuente de cáncer de piel. Para detectar a tiempo cualquier afección de la piel y mantener el cutis saludable y joven hay que visitar periódicamente al médico dermatólogo y estar atento a cualquier cambio en la coloración y la textura de los lunares o marcas.

La protección adecuada 

Junto al consejo de evitar el sol entre las 10 y las 16, los protectores solares se convirtieron en aliados, tanto para lograr un bronceado seguro como para conseguir resultados anti-age a largo plazo. En un comienzo, se utilizaban sólo para reducir el enrojecimiento de la piel, pero actualmente sus componentes son más completos y ayudan a tener una piel más saludable. Hay fórmulas con vitaminas, con sustancias hidratantes, con ingredientes antioxidantes, que se adaptan a cada necesidad.

Dado que los rayos UVA y UVB son igualmente peligrosos, actualmente la mayoría de los protectores están diseñados con los dos filtros para dar una respuesta conjunta a sus agresiones. Los rayos UVB provocan las quemaduras de sol, cuya repetición puede causar lesiones cutáneas; mientras que los UVA penetran en las capas profundas de la piel y alteran las fibras elásticas, generando envejecimiento prematuro y aparición de arrugas. 

Si bien la elección del tipo de protector dependerá principalmente del color de la piel y de la sensibilidad de cada persona, en líneas generales se aconseja usar un FPS entre 10 y 15 para prevenir quemaduras.

¿Qué es el factor de protección? 

Es el número que indica cuánta exposición a los rayos ultravioletas hace falta para provocar la misma reacción de eritema (enrojecimiento) en la piel sin el protector. Pero, para poder elegir la crema protectora verdaderamente efectiva, se necesita conocer el fototipo, que está determinado por el color de la piel, de los ojos y del pelo.

El Fototipo 1 corresponde a las personas de piel blanca y cabello y ojos claros. Deben protegerse siempre: los primeros días con pantalla total 50 y nunca un protector con filtro menor a 20.

El Fototipo 2 caracteriza a los de piel blanca, ojos claros y cabello rojo, rubio o castaño. Deben usar primero un filtro superior a 30 e ir cambiándolo por uno 20.

En el Fototipo 3 la piel puede ser clara o oscura, pero el pelo es siempre castaño o negro. Tienen que utilizar un filtro 15 (como mínimo) al inicio de las vacaciones.

Por su parte, los del Fototipo 4, que son aquellos con piel aceituna, cabello castaño oscuro o negro y ojos oscuros, simplemente deben usar una crema de protección (de 8 a 14) con vitamina E para evitar los daños del fotoenvejecimiento.

Has conocido los cuidados basicos de la piel ante los rayos del sol

No hay comentarios: